‘Ahí hay Gato Encerrado’ ¿Cuáles son los verdaderos motivos que algunos promotores del paro nacional defienden los cultivos ilícitos?

0
446

Como si fuera poco el descrédito de la dictadura venezolana, que se ha convertido en el mayor cartel del narcotráfico en el mundo, algunos de los promotores del paro nacional indefinido en Colombia, especialmente estudiantes universitarios y líderes sindicales, afirman que NO se levantarán de la mesa de negociaciones con el gobierno nacional, mientras NO se suspenda la utilización del fungicida Glifosato, destinado a erradicar las plantaciones de cultivos ilícitos.

Escucharles esta petición a sectores estudiantiles de las universidades públicas representa un desacierto y un contrasentido, porque precisamente el consumo de estupefacientes está atentando contra la juventud, contra la vida humana y especialmente contra jóvenes drogadictos, que no pueden vivir sin la llamada ‘Dosis Mínima’.

El daño en la salud mental de los consumidores de cocaína está precisamente en la falta de una política de salud pública, que saque de las cadenas del vicio a las nuevas generaciones.

Ningún padre de familia en Colombia podrá sentirse orgulloso de un hijo que haya caído en las garras de la drogadicción y que tenga que buscar centros de recuperación sicológica y neurológica para muchachos que se convierten, además, en una pesadilla terrible para la sociedad. La apología de la drogadicción no puede ser una bandera de los estudiantes universitarios, que ahora protestan por la fumigación con Glifosato. 

El consumo de estupefacientes altera las neuronas, destruye el cerebro humano, arruina y desacredita a las familias colombianas. La mayor parte de los casos de suicidio que se presentan entre personas jóvenes tienen que ver la drogadicción. Inclusive en las protestas que han estremecido a Colombia ha habido actitudes suicidas de grupos vandálicos, que se enfrentan a la fuerza pública, luego de consumir altas dosis de estupefacientes.

Cuántas vidas destrozadas en el mundo por el consumo de la cocaína colombiana que crece y florece en los resguardos indígenas del Cauca y en las zonas cocaleras de Nariño, Putumayo, Vaupés, Vichada, Caquetá, Chocó, regiones del Urabá Antioqueño y del Catatumbo, en Norte de Santander.

Resulta paradójico que los voceros estudiantiles del paro nacional no hayan reconocido el esfuerzo que ha hecho este gobierno al duplicar el presupuesto de las universidades públicas y mucho menos esos rectores que piensan que es un chiste bailar en un paro donde el Covid 19 aún existe , donde los hijos de los pobres no pagan derechos de matrícula y en cambio reciben subsidios económicos, para que puedan coronar una carrera profesional.  

El Glifosato ha sido el herbicida más eficaz para combatir las plagas que arrasan la agricultura nacional.  La imaginación de los narcotraficantes colombianos, que han patrocinado la protesta contra el gobierno nacional y contra las instituciones, ha tratado de comprar a los científicos del mundo, para que le hagan mala propaganda al producto, afirmando que la aspersión aérea pone en peligro la vida de las comunidades ancestrales de los antiguos territorios nacionales.

Esa petición de voceros de los estudiantes universitarios en la mesa de negociaciones de un acuerdo nacional para suspender el paro general que ha comprometido la seguridad del país, está fuera de contexto.

Como decían nuestras abuelas, ‘ahí hay gato encerrado’. La macabra influencia del dinero de los narcotraficantes pidiéndole y exigiéndole al gobierno nacional que legalice la producción de cocaína está de bulto en el dinero que les pagan a los terroristas de oficio para que destruyan al país. Y en ese tipo de solicitudes no pueden estar las comunidades estudiantiles de las universidades públicas.

Lo que si tenemos claro es debemos pensar en dar una pronto solución dándole herramientas serias a nuestros campesinos para remplazar de manera eficaz el cultivo de la mata que mata por algo que sea de flujo de caja constante y valioso que se lleve al plato de los colombianos el cual no dañe la salud mental y física de los jóvenes como se vive en la actualidad .